miércoles, 26 de noviembre de 2014

El liron pigmeo africano o Gliridae

Es un curioso animal, que está entrando en nuestros hogares para ser mantenido como mascota. Se caracteriza por tener un denso y suave pelaje gris oscuro y una larga cola en relación con su cuerpo.
Son de pequeño tamaño, ya que miden unos 7 cm de adultos.

Nombre científico: Graphiurus Murinus.
Localización en libertad: África subsahariana, desde Senegal hasta Etiopía y Sudáfrica, por lo tanto está muy extendido en estas zonas.


Origen africano

 El hábitat de los lirones puede ser zona de matorrales bajos a la vera de los ríos, huertos y también jardines. Sin embargo algunos pueden estar adaptados a otros ambientes, como Sevelinia, que habita en ambientes desérticos.

Diferenciarlo de otros roedores

 A diferencia del resto de los roedores todas las especies de lirones actuales carecen de ciego intestinal, por lo que no pueden digerir la celulosa. Sin embargo, en el Mioceno temprano, durante la máxima diversidad de la familia, las especies existentes entonces aún no lo debían de haber perdido y la dieta del grupo fue mucho más variada, como se deduce de las distintas morfologías dentarias, algunas hipsodontas (de coronas muy elevadas)

Comportamiento
Los lirones son roedores pequeños, con una longitud corporal de entre 6 y 19 cm, y pesa entre 15 y 180 g. Tienen aspecto de raton, pero con cola peluda en vez de escamosa. Son en gran parte, pero no exclusivamente arborícolas, ágil y bien adaptados a la escalada. La mayoría de las especies son nocturnas. Los lirones tiene un excelente sentido del oído, y se comunican con los demás con una variedad de vocalizaciones.
Su fórmula dental es similar a la de ardillas, a pesar de que a menudo carecen de premolares. Pueden vivir hasta cinco años. Las crías nacen sin pelo y sin ayuda, y sus ojos no se abren hasta unos 18 días después del nacimiento. Por lo general alcanzan la madurez sexual después de que el final de su primera hibernación. los lirones viven en pequeños grupos familiares, con áreas de distribución que varían mucho entre las especies, y dependen de la disponibilidad de alimentos.
 

Alimentación

La mezcla de semillas que empleemos deberá ser de calidad, con un pequeño porcentaje de semillas grasas como las de girasol, o incluso sin ellas (se las podemos dar a parte como golosinas). Las mezclas de alta calidad para ratones y jerbos son perfectamente válidas como alimento para los lirones. El porcentaje de semillas en la dieta será, no obstante, pequeño.
Habrá que porporcionarles además una fuente de proteína animal. Pueden ser insectos (grillos, tenebrios, larvas de mosca...), pienso para insectívoros, huevo cocido (incluida la cascara como fuente de calcio), potitos para niños...
Por último, una mezcla de frutas y verduras crudas troceadas complementarán la dieta con valiosas vitaminas. Entre las frutas que más les gustan están la naranja, la manzana, la pera y las uvas. 
Entre las verduras y hortalizas destacan la zanahoria, el brécol, las habas verdes, los guisantes y el maíz dulce.

La cantidad a suministrar será de una a dos cucharaditas por animal.
Se puede dar un día a la semana fruta y otro complemento proteico. Además de estos componentes de la dieta que podemos catalogar como mayoritarios, hay otros que podemos suministrar a nuestros animales, y que contribuirán a hacer su alimentación más variada y a combatir la monotonía.
Algunas gotas de un complemento vitamínico mineral en el agua de bebida son una buena idea en momentos especialmente estresantes en la vida de estos animales, como la crianza, lactación y crecimiento, pero con una dieta variada no habría por qué recurrir a suplementación externa fuera de estos periodos.

La suplementación con calcio es también una buena idea, en especial en el caso de animales jóvenes y hembras gestantes y en lactación. Podemos suministrarles un trozo de hueso de ternera para que lo roan, y la cascara de huevo les encanta. Podemos emplear también formas de calcio fácilmente asimilables.

 Cuidados

Hibernación

Una de las características más notables de los lirones que viven en las zonas templadas es la hibernación. Pueden hibernar seis meses del año, o incluso más si el clima se mantiene bastante fresco, a veces despierto por períodos breves a comer alimentos que habían almacenado previamente en las inmediaciones. Durante el verano, se acumulan grasa en sus cuerpos, para alimentarlos a través del periodo de hibernación.
Su nombre se basa en esta característica, sino que viene de Anglo-Norman Dormeus, que significa "sueño", la palabra fue posteriormente modificada por la etimología popular para asemejarse a la palabra "ratón". El comportamiento del sueño del personaje liron de Lewis Carroll Las aventuras de Alicia en el país muestra que era un rasgo familiar de lirones.

 ALOJAMIENTO

En la naturaleza construye sus nidos en las oquedades de los árboles y a veces ocupa los de algunas aves.
Son animales muy territoriales y en la naturaleza forman clanes de varios individuos que defienden con fiereza su territorio. No tendremos problema si los ponemos juntos de jovencitos y si no queremos criar podemos poner hembras juntas. Los ejemplares jóvenes además se acostumbran muy bien a nuestro trato y se sociabilizan bien con las personas si los manipulamos con frecuencia.
Mejor alojarlos en un terrario o contenedor alto, ya que tienden a trepar en la naturaleza y viven mejor en un ambiente vertical.

  Los mejores substratos que podemos emplear son el de papel, el heno o el de cáñamo. La orina de estos animales huele muy poco, y será absorbida por el material del substrato. Nunca deberemos emplear materiales pulverulentos, serrín o virutas de madera, pues pueden desprender vapores que resultan altamente perjudiciales para el sensible sistema respiratorio de estos animales.
Si se quiere observar con tranquilidad su actividad, se puede usar una bombilla roja como única iluminación, nosotros veremos a los lirones, pero para ellos será como si fuese de noche.
Los lirones duermen en un nido que ellos mismos confeccionan forrándolo con heno. Para que estos animales descansen adecuadamente es necesario que les proporcionemos un lugar oscuro y tranquilo en el que puedan sentirse a salvo. Las cajas nido de las aves son elementos especialmente apreciados por estos pequeños roedores. Igualmente los nidales de tipo cesta son bien aceptados. Conviene disponer de más de un lugar en el que nuestros amigos puedan acomodarse para dormir, para que elijan el que más les guste. El tamaño de estos "dormitorios" debe ser proporcional al número de animales que mantengamos juntos, puesto que muchas veces los individuos de un mismo clan ocupan el mismo nido. Si es demasiado pequeño puede suceder que alguno de los ejemplares no quepa. 

Consejos 

animalnatura