lunes, 24 de noviembre de 2014

El degu o Ardilla chilena (Octodon degus)

Primo hermano de la cobaya, jerbo, ardilla, y chinchilla: el degú

 ¡CUIDADO ! Nunca cojas al degú por el rabo. Puede desprenderse si se sienten amenazados, y no crece de nuevo. También, suelen pararse sobre sus cuatro traseros para ver mejor, como los jerbos.

Orden : roedores
Suborden : caviomorfos (como las cobayas)

El degú es una mascota recién introducida en el mundo de los animales de compañía como los conejillos de Indias o los hámsters, que son más corrientes.

Origen latinoamericano


Este animal de compañía procede de América del Sur, pudiéndolo encontrar en Perú, en el centro de Chile, incluso a 2 500 metros de altitud en la parte andina. Hasta hace unos años, se había convertido en el objetivo principal de los investigadores científicos, que lo utilizaba para realizan con él experimentos de laboratorio. Estos roedores fueron importados a Estados Unidos para estudiar la diabetes y de ahí comenzó su descendencia y expansión por el contienente europeo, asentándose en Francia y en España.

El patrimonio genético de los degús europeos proviene de los americanos, cuya consecuencia ha sido la herencia de algunas enfermedades procedentes de dichas pruebas que se han realizado en su organismo, tales como desequilibrios orgánicos, diabetes o propensión a infecciones bucales.



Diferenciarlo de otros roedores


Aunque se trata de un animal que posee rasgos físicos similares a los de otros de su especie, el degú muestra una cola más larga de lo normal pero, además, se caracteriza por tener las orejas muy grandes y el morro muy corto. Su cuerpo presenta una forma redondeada, en comparación con la de su cabeza que es más bien alargada. A diferencia de la chinchilla o la cobaya, tiene un pelaje muy corto, aunque no termina en el cuerpo, sino que se extiende también a su rabo, presentando un mechón abundante al final del mismo. Se aconseja no cogerle por esta zona, porque se pueden desprender de ella con facilidad, sobre todo si se siente amenazado.

El color que le caracteriza el es marrón claro, llegando a ser amarillento en el dorso, y aclarándose en la zona ventral hasta mostrarse blanca.Aunque hay mutaciones de diferentes colores (blanco, negro, arena).
Capa Agutí manchada de blanco

 Por otro lado, la mandíbula de este roedor es determinante para que se entretenga royendo diversos productos. El degú es muy afortunado en su disposición dental, ya que los dos dientes centrales situados en la parte bucal superior y el correspondiente en la inferior crecen durante todo su periodo de vida, por lo que nunca temerá perderlos

Comportamiento

 Los degús pueden ser animales muy dóciles pero, para esto, es preferible adoptar cachorros si queremos amansarlos de verdad. Una de las características de los degús es que muerden en muy pocas ocasiones, y sólo cuando tienen miedo. 
 No son animales solitarios, sino comunitarios, por eso suelen vivir en grupos, necesitan interactuar tanto entre ellos,como con humanos sino, pueden volverse depresivos y caer enfermos más fácilmente. Pueden quedarse postrados en un rincón, y no hacer nada sino esperar.



El comportamiento de dominación se nota también durante la comida : el dominante comerá primero, prohibiendo a los demás el acceso al recipiente donde se encuentran los alimentos. Después, vendrá el segundo, y el tercero, etc... Podemos poner varios comederos para que cada uno pueda comer al mismo tiempo sin pelea. Así, comerán juntos.

A los degús les encanta descansar los unos unidos a los otros, y suelen cuidarse el pelaje mutuamente. Se limpian las orejas mutuamente, etc... Algunos degús incluso disfrutan enormemente situándose sobre la espalda y en la nuca de su compañero. Así se dan calor y es un momento muy agradable para ellos

Los degús poseen un repertorio de sonidos muy variado. Ello va desde el murmullo como expresión de satisfacción hasta el arrullo como señal de toma de contacto entre sí. Si un degú molesta a otro, éste emite un chillido para hacerle comprender que quiere que le deje tranquilo.

Durante la comida, les gusta derribar todo lo que está en el comedero. También suelen esconder la comida que les damos en un rincón de la jaula, que sea en la casita de madera o en las virutas de madera. Los degús son animales diurnos, duermen sobre todo durante la noche, a pesar de algunas siestas de vez en cuando durante el día.

Alimentación

Parece que los degús no pueden digerir el azúcar, y que si comen demasiada comida azucarada, pueden volverse diabéticos.Los problemas digestivos son muy comunes en el degú, por lo que se recomienda que no realice ningún exceso al respecto, porque se puede convertir en un ratón diabético. Aún así, muchos expertos aseguran que la variedad puede ser una constante en su alimentación sin que se produzcan inconvenientes o consecuencias secundarias. Se aconseja darle una vez al mes nueces o pasas, productos que agradecerá no sólo por su sabor, sino también por el beneficio que le aportarán.
El alimento adecuado para que se mantenga en perfecto estado es el granulado para degús, aunque se puede combinar con el apto para chinchillas o cobayas, porque contiene menos azúcares y grasas. Además, es preciso procurarle heno y alfalfa para completar su dieta, además de utilizarlos como material para cobijarse. Conviene eliminar de su comida la fruta por su alto contenido en azúcar, pero aportarle pan duro para fortalecer sus dientes.

cuidados

Los degús son muy fáciles de cuidar. No deben ser cepillados, ni peinados como las cobayas, porque tienen el pelo corto. ¡ Los degús no deben bañarse, además no les gusta en absoluto. Para que un degú disfrute de muchos años de vida tiene que tener unos cuidados exhaustivos. Mucha gente que adquiere este tipo de animales tiende a cepillarlos, algo que no es conveniente en esta variedad debido a su corto pelaje. Por otro lado, no soporta el agua, así que no se recomienda bañarle. Una alternativa para cuando esté sucio es aplicarle jabón suave para bebés y secarle rápidamente cuando se haya aclarado el cuerpo, debido a que es propenso a resfriados. Esta situación se suele dar en muy pocas ocasiones, ya que los degús son muy limpios y suelen acicalar entre ellos.   Colócale una bandeja con arena para chinchillas para que juegue en ese lugar y que, al mismo tiempo, le ayude a mantener un pelo suave y brillante. Procura que este recipiente sea pesado para que no lo vuelque.

No olvides proporcionarle elementos que le faciliten el buen estado de sus dientes y otros que le sirvan como lugar de escondite, pero que no puedan ocasionarle ningún peligro.
Aunque el degú es un roedor que cada vez está más extendido como animal de compañía, es preciso informarse antes de adquirir uno de los cuidados que requiere y de las posibles enfermedades que puede llegar a adquirir para saber cómo aplacarlas. De esta forma, disfrutaremos de un ratón que es capaz de resistir hasta ocho años en cautividad.

Aprende a sexar a tu degu aqui

animalnatura